sábado, 10 de enero de 2015

Humor en la sangre

He tardado días en asimilar lo pasado el día 7 de enero.
Yo, que me considero un depravado/perturbado, que puedo ver el humor a través de chorros de sopa sobre mi cuerpo, de pie en el metro observando a la gente, viendo a la policía salir cargados de bolsas de tiendas de juguetes...lo acontecido en la redacción del Charlie Hedbo consiguió quitarme la gracia de la cara y llenármela de lágrimas.
No soy católico, ni religioso. Es más, los mayores chorizos e indeseables los he visto en iglesias.
Al mismo tiempo no soy estúpido. Visto que en estos días se ha disparado la llamada Islamofobia. A quién se le habrá ocurrido el nombre?. Hijos de puta hay en todos lados; católicos, musulmanes, ateos, judíos. Todos unidos por una bandera común: la falta de cultura, aquella que en los últimos años en Europa vemos avanzar a pasos agigantados a través de leyes absurdas que impiden el libre acceso a la información...y el porno.
No puedo quitar de mi cabeza millones de preguntas sin respuesta. No puedo llegar a comprender como un dibujo de Mahoma, un señor que ya no está con nosotros ( como la Duquesa de Alba ), puede llegar a provocar semejante barbarie.
La primera vez que vi la dichosa caricatura de Cabu pensé: que huevos tiene. No por hombría, sino por que un dibujante y una revista habían sido los únicos en solidarizarse con Kurt Westegaard, quien en 2005 publico la caricatura de Mahoma en el diario Belga Jylland-Posten.
Han pasado diez años, diez putos años en los que hemos tenido guerras de petróleo, diamantes, territoriales, de gas o por pura y simple diversión. Pero no, a los cazurros y sus destrozadas cabezas les jode más un dibujo.
Revistas como El Morrocoy Azul, Le Canard Enchaîné, Mongolia, El Jueves, The Clinic, Barcelona, o MAD por poner ejemplos, donde casi todas ellas han recibido presiones, amenazas o intentos de atentado, por el simple hecho de plasmar con una pluma lo xungo y delirante que es el mundo donde vivimos de una manera audaz y cómica.
Hoy no puedo dejar de pensar, pero si lo piensas con el sentido del humor que nos dio esta gente aun me salta la risa fácil.
                                                   

Y digo yo...esto no tendrá que ver con que el rey Baltasar lo sigan pintando de negro??





                                                                                                            Gracias CHARLIE HEDBO
Publicar un comentario