viernes, 26 de diciembre de 2008

Reflexiones

Esta noche,
mientras paseaba a Cohen .
Una sensación de...bienestar agradable
captó todos mis sentidos.
El hecho de tener todo el paseo para nosotros,
ni un alma,
ni un ruido.
Poder pasear tranquilo y mirar como Cohen campaba a sus anchas.
Un 25 de diciembre.
Me dió por pensar en muchas cosas relacionadas o no con la navidad.
Por ejemplo,
el día señalado el veinticinco,
lo único que me esperaba en casa era un plato de Macarrones a la boloñesa.
Pero en vez de pensar en como estaba el resto del mundo consumista,
lo único que hice fue esbozar una sonrisa y pensar que era precisamente lo que anhelaba,
un plato de macarrones!!!
Eso y la sensación de tranquilidad
o llamemoslo también soledad
que tanto me gusta.
Es cuando llegas a la conclusión de que vivimos bajo ciertas pautas.
Yo no quiero llegar a ningún lugar,
solo quiero seguir gozando de mi libertad,
de mi cariño hacia las pequeñas cosas
y mi propia visión de mi vida,
Que me permite pasar el día 25 tranquilo con unas pelis y un poco de música,
no abrir jamás el buzón
y poder abrazar a la gente que quiera por la calle.
Lo más cerca que está la gente de dios son estos días,
aunque yo pienso que esta época es la que se siente más cerca del consumo.
Y si pensamos un poco más podemos relacionar a la Iglesia con el consumo.
Os imaginais a Jesucristo en un anuncio de mastercard?
Sería la hostia sagrada!!!
No es que me considere un ateo rematado,
la putada es que soy mas realista que...
Que lo otro!
Publicar un comentario