viernes, 11 de abril de 2008

Llueve


Me despierto.
Siempre duermo con la ventana abierta.
Oigo como cae el agua,
como moja las calles.
Me levanto de la cama,
me lavo un poco la cara,
me visto y salgo ha encontrarme con ella.
Al salir compruebo como a conseguido cambiar los colores,
los ha vuelto mas grisáceos.
La gente se tapa con miedo de ella.
Utilizan unos utensilios que van justo a la altura de mis ojos,
se resguardan con temor de ella,
como si fuera a hacerles mal.
Yo no me cubro,
la acojo,
quiero que me toque ,
notarla en mi cara.
Mis viejas zapatillas dejan que se cuele el agua por dentro.
No me importa.
Continuo saludándola,
sonriéndola,
observándola.
Llego a una cafetería.
Me apetece un café y mover mi taburete en su dirección.
Toco mis rastas y tengo partes de ella enredadas entre los pelos.
Aún en forma de gota.
Acabo mi café,
saldré para volver a reunirme con ella.
Publicar un comentario