viernes, 3 de agosto de 2007

Ser de mar

Bagaba por el mar sin sentido,
muy joven y sin experiencia.
Una sirena me sedujo,
me convirtió en Lobo y
me soltó en la mar.
Solo,
solo con mi ser,
otra sirena me sedujo,
esta me imnotizó con su voz,
me dejó como Lobo y
otra vez en la mar...
solo.
En medio del mar,
una noche contemplé la Luna,
ella me hizo pensar,
me dió más serenidad,
me ayudó a crecer,
me enseñó a nadar sin miedo.
Ahora,
en tierra
comprendo mas los pasos dados en el mar...




somos de mar...
Publicar un comentario