jueves, 14 de enero de 2016

Vibraciones salientes


Odio tener que odiar,
odio tener que amar.
Razonamientos fuera de lugar,
como gusanos en metamorfosis,
las alas de las mariposas,
la crisálida sobresaliente de cuerpos en movimiento.
Voces trasformadas en imágenes,
no importa su orden ni su origen,
no importa nada.
A cada nota del compás el ritmo cambia la palpitación del cuerpo,
lo hace vulnerable; lo convierte en indestructible.
Un paso inevitable dentro del sendero del caminante.
Publicar un comentario