miércoles, 20 de enero de 2016

La soga





Y toqué el suelo bruscamente,
acabé con las sensaciones
que creí tocar
pero mantuve intacta mi alma
para renacer de nuevo siendo yo mismo.

Alcé la vista a aquellos que un día creí
y lo vi todo borroso y claro a la vez
rodeado de historias cortas
sin finales, ni entonaciones.

Y toqué el suelo bruscamente
para tocar el cielo con los dedos
al ver mi mente limpia
y los sueños bailar a su alrededor.
Publicar un comentario