miércoles, 28 de enero de 2009

Demian y la felicidad


En una noche oscura,
el joven Demian estaba en su cuarto mirando por la ventana
pensando en el significado de la palabra felicidad.
Soñaba que era un gran pensador,
rodeado de libros y misterio,
con ceniceros repletos de colillas y botellas de vino vacías por el suelo.
Con sus inseparables mascotas Vísceras y Lovecraft
Desesperado por no dar con la solución dando vueltas en círculo por el salón.
Hasta que:
- Eureka!!! -
Todo aquello que anhelaba lo tenía delante,
todo aquello que detestaba,
todo aquello a lo que temía y
todo por lo que se mantenía vivo.
Lovecraft movía la cola de la alegría
y el "profesor" Demian brindaba vibrante su victoria.
En esto que algo le hizo dudar.
- Si esto es la felicidad...porqué brindo solo? - debió pensar.
Al pensar en esto y todas las cuestiones relacionadas con esto,
el pobre Demian se quedo dormido,
aparcado la siguiente tesis.
Publicar un comentario