sábado, 5 de julio de 2008

Siesta en un incómodo sofá

El calor no me deja dormir.
Parece que se ha aliado con mi mente para que no deje de pensar.
Hay muchos momentos en los que buscas el apoyo de alguien que te inspire confianza
esperando que mágicamente se solucionen tus problemas.
Luego,
cuando esos problemas están ya ahí,
es cuando te das cuenta que tú,
solo tu puedes arreglarlos.

No eres un súper héroe
ni nada de eso.
Pero en la vida,
a falta de super héroes,
hay super paciencia.
Gracias por esas charlas animadas,
ese viaje en tren,
esa larga espera convertida en incómoda siesta.
Por preocuparse
y hacerme sentir que no estoy solo del todo.
Publicar un comentario