viernes, 15 de febrero de 2008

1 año

Hace ya un año
el destino junto nuestros caminos.
Caprichoso
o dichoso,
quiso que fuera todo de una manera especial,
no preparada
pero si que con cierta gracia.
Ahora,
un año después
doy mil gracias,
pero no de sentirlo,
si no de sonreír lo.
Con estas personas
con las que he compartido tantos besos,
abrazos,
lágrimas,
historias
e incluso enfados.
Nos hemos distanciado mucho,
pero no lo suficiente como para romper la magia!

Publicar un comentario