martes, 24 de febrero de 2009

Resumen de Berlin


La experiencia vivida en Berlin a superado lo previsto.
Realmente es una ciudad diferente,
con historia en casi todas sus calles,
aunque con un fuerte sabor norteamericano.
La nieve nos acompañó todos los días y puso un color especial a la ciudad.
Pau estuvo perfecto de guía. Sin el hubiéramos perdido muchísimo tiempo en encontrar los mágicos sitios por donde nos llevo.
En lo que se refiere a transporte urbano,
siempre llega a su tiempo,
y el tema de pagar...no pagamos nada.
Los Alemanes corren como en todas las ciudades para pillar el tren,
se paran,
sacan el billete,
lo sellan y si les queda tiempo suben al tren.
Nosotros en cambio no pagamos ni un día,
ni vimos ningún revisor ( menos mal debido a nuestro bajo presupuesto!).
También me impactó ver a la gente con la cerveza de medio litro por la calle o el metro,
sin que nadie se inmutara de nada.
O el ver como un chico amenazaba a un abuelo en el metro con "cortarle el pelo" si no dejaba de molestar a su perro.
De noche la ciudad adquiere otro color diferente.
Los Pub´s abren hasta el amanecer sea el día que sea,
impregnando la ciudad de música electrónica,
cobrando muy poco la entrada por escuchar el gran reclamo de Berlin en esta época: su música.
También me resulto extraño ver que en diferentes casas no existía el salón.
La vida en comunión se hacía en las habitaciones o en la cocina,
el único sitio común!
Y por supuesto...El Muro.
Esa barrera que separaba dos mundos,
aun hoy,
tocándola podías percibir miles de emociones.
Volveré a esta ciudad...
Publicar un comentario