miércoles, 25 de febrero de 2009

En una mesa


En sus ojos he visto los suyos.
Pidiendo clemencia a una vida que no quiso,
a una vida que la atrapa,
la abriga,
la engaña y la mata por dentro.
Mira directamente a mis ojos y exclama:

- Me ayudas? -
Me agacho y me pongo a su lado,

ella extiende su mano a la mía con cariño.
En ese momento lo tengo claro la ayudaré.
La ayudo  y la acompaño a la calle.

Ella ,
con los ojos vidriosos me agradece mi ayuda.

En el camino,

entre parada y parada

ella contaba sus tormentos,
recordando dentro de ella los buenos momentos,

que ya pasaron,
que no volverán.
Su casa reflejaba la soledad,
la absoluta nada.
No olía a vida,

no olía a fresco.
Entre montañas de medicamentos y una botella haya su paz,
su cobijo,
su cariño.

Cierro la puerta observando como antes entraba la tristeza.
Para quedarse,
para hacerla compañía.

Dónde dejaremos el amor que hemos llegado a tener?? Dónde estarán esos abrazos que me había guardado!?
Dónde residen los sueños!?
Publicar un comentario