sábado, 7 de junio de 2008

Nervios


Hay veces que los nervios juegan malas pasadas.
Estos últimos días mi casa se ha convertido en la casa de las penas.
Me he convertido en el Psicólogo de los colegas.
Por ahí no hay ningún problema,
los problemas llegan cuando esos colegas van a mil por hora.
Ya no me permiten pensar con tranquilidad.
Intento concentrarme,
creo que el ser Virgo me da un plus de paciencia adicional...
...pero ese plus también se gasta.
Tomo aire ,
enciendo un cigarrillo,
me levanto del sofá y me asomo al balcón.
Renuevo mi espíritu,
mi carga por unos minutos.
Vuelvo a entrar,
a coger aire de nuevo
miro con optimismo...
pero me vuelve a superar.
Son como moscas cojoneras,
no paran quietas!!!
En cuanto sale el último
cierro la puerta,
apago el móvil
y cargo energías durante un par de días.
Mi cuerpo se carga de mucha negatividad.
Tengo que lavarlo...
Publicar un comentario