viernes, 6 de julio de 2007

Surcos de caramelo


Levanto la vista

miro hacia todas partes

hay muchas interrogantes que se escapan a mi entender,

y otras cosas que si entiendo.

Una que entiendo

es que sigo siendo Lobo

voy girando

caminando

observando...

encuentro gente en el camino

que intenta hacerme cambiar de opinión,

pero no pueden.

Sigo caminando,

sigo observando,

con paciencia,

con calma...

todo gira,

todo sigue.

La diferencia entre el hombre y el lobo

es que el lobo

saca la rabia,

es eléctrico,

espontáneo,

indómito,

salvaje...

y el hombre,

tiene dulzura,

bondad,

es humano...

aun así,

no se puede juzgar al ser entero,

puesto que sigue su camino,

no se puede juzgar si tu ideal

no cuadra con él,

no se puede enfadar

cuando lo que te muestra

( que mucho le cuesta )

es lo que es.

Simplemente lo que es,

no lo que quiere que sea,

simplemente da,

da sin querer nada a cambio.

Todo gira...

todo sigue.
Publicar un comentario