miércoles, 8 de abril de 2015

Odio

Ódiame
ódiame como madrugar por las mañanas,
como el último capítulo decepcionante de Dexter,
como al atasco en hora punta.
Ódiame
ódiame como a los políticos,
como a Mark Zuckerberg y su puto Facebook,
como a la ley de la mordaza.
Ódiame
ódiame hasta no poder más,
hasta quedarte sin respiración,
hasta perder el apetito.
Ódiame
por que es el camino más fácil,
por que mitigas mejor tu dolor,
por que así siempre tendrás razón.


Ódiame
pero recuerda,
que no todo fue malo,
que hasta hace poco me querías.
Ódiame
ódiame por querer hacerlo,
por querer borrarme,
por querer...
Ódiame
ódiame pero piensa
que odiar es una falta de entendimiento,
una salida fácil.
Ódiame
ya que odiar es más fácil que amar,
ya que yo no te odiaré,
aunque lo entienda.
Ódiame
Ódiame para avanzar,
ódiame para reír,
ódiame sinceramente.
Ódiame

Publicar un comentario