martes, 1 de abril de 2014

Se acabó

Como una película de terror que te la llevas a la cama,
mojando las sábanas de sudor,
bañando en miedo las pesadillas.

Como si de un chiste malo recibieras un mensaje discutiendo tu futuro.
Negando lo bueno, buscando lo malo.
Recortando la moralidad.

Escupiendo el dolor de lo irracional.
Cuando nada de lo que haces vale,
cuando no tienes el poder de decisión.

Vuelta al miedo,
a la desconfianza,
al olvido.

A ser aquello que pasa para descubrir algo mejor,
algo que nunca has sido tu,
solo un paso más.

Volver a la caja,
aquella que me escucha,
aquella que no me juzga.
Publicar un comentario