martes, 13 de agosto de 2013

Presente continuo

He visto en tus sonrisas la estupidez de mis actos,
no me entiendas mal amada mía.
Tuve miedo,
ese miedo que da la seguridad aun no recuperada del todo,
ese miedo al querer,
al abrirse demasiado para comprobar lo que has tirado.

He visto en tus ojos decepción,
he notado el terror a la equivocación,
y me he asustado.
He soltado la cuerda,
he saltado al vacío de la estupidez,
la estupidez del amor.

He visto la distancia entre nosotros,
por el miedo al fracaso.
Y créeme que yo también lo tengo,
tengo miedo de querer,
de perder la cabeza como un adolescente,
de lastimarme.

Me he encontrado como un niño,
escondido tras el lobo,
tras el tiempo.
Pero aun consciente del error,
he reculado y escuchado,
deseando que no fuera un final.

Soñando que te sueño,
soñando que me sueñas,
sintiendo que es real,
que el miedo es bueno,
es el miedo a lo real,
a creer que nunca es para ti.

Entre curvas y miradas descanso,
caigo en el más profundo de los sueños a tu lado,
cierro los ojos ante el pesado pasado.
Imaginando un presente continuo entre tus piernas.
Creyendo que aun se puede ser feliz,
creyendo de nuevo en mi.

 
Publicar un comentario