sábado, 1 de octubre de 2016

Desierto



Allá donde no hay nada,
Allá donde todo es arena y piedra,

Allá donde el rey lagarto descansa su mente,
relaja su alma.


Allá,
donde los gritos se los lleva el viento,
donde el silencio es belleza,
donde el sol es el único amo.

Desde allá,
donde solo escucho mi respiración,
donde el aire juguetea con mi pelo,
donde sonrío al abismo del futuro.

Allá,
donde no hay nervios,
ni ansiedad,
ni palabras vacías.



Publicar un comentario