miércoles, 10 de junio de 2015

El chico de oro




Me miró con cara extraña,
una parte de el no me reconocía,
la otra se sorprendió.
Me miró fijamente a los ojos
y me abrazó.
Con sus pequeñas manos me tocaba la espalda,
apaciguando,
mitigando el pasado,
perdonando mi partida sin despedida,
dándome aquellas palmaditas de aprobación,
sosiego,
amor.
Entonces besé su cabeza,
le miré y le dejé marchar.
No me despedí con un te quiero;
como ya hice otras veces.
Solo le dejé marchar.
Publicar un comentario